11 jul. 2016

Vivir con depresión

Hace tiempo que dejé de publicar en este blog, en estos años he intentado alguna que otra vez retomarlo, pero nunca lo he conseguido. La razón es muy sencilla: llevo años sufriendo de depresión y ahora mismo estoy en un punto en el que la inestabilidad emocional domina mi vida y no tengo fuerzas para nada.

Cuando empecé con esto ya estaba en mitad de una depresión, solo que los síntomas ni eran tan notorios, ni me afectaban tanto. Cuando me di cuenta de que algo andaba mal, me lo tomé como si fuese mi forma de pasar la adolescencia "un par de años jodida y a remontar" pensaba, pero no fue así.

Pasó el tiempo y cada vez me sentía peor y peor, aún así el hecho de ir publicando cosillas por aquí mínimo una vez a la semana me hacía sentir que progresaba en algún sentido, y la gente que seguía el blog y de vez en cuando comentaba me animaba muchísimo.

Lo peor llegó cuando empecé la universidad. Para empezar la hipocresía del mundo del arte me estaba machacando a base de bien, pero ese no era el principal problema, sentía que no hacía ni aprendía nada, que perdía el tiempo, me sentía inútil y horrible por gastar el dinero de mi madre en esa mierda. Pero claro, si lo dejaba sería un mayor desperdicio.

Me forcé a seguir estudiando, el tiempo cada vez era menor, mis ganas de hacer nada también disminuían, hasta que finalmente, este enero dejé la carrera. No fue tanto porque no me gustase la carrera como porque mi depresión había empeorado hasta tal punto que llevaba más de un mes investigando sobre formas de morir y planeando mi propio suicidio.

Ahí fue cuando decidí volver a casa, darme una segunda oportunidad, pero las cosas empeoraron más...

La gente que sabe de mi situación, siempre me dice que me apoye en la familia, pero eso no es tan fácil. Desde que estoy en casa de nuevo he tenido que aguantar el desprecio de mi familia, que se me llame parásito y vaga entre otras cosas, y por su puesto, qué derecho tengo yo a quejarme, haga lo que haga y diga lo que diga, sólo parecen excusas a sus ojos.

Aunque lo parezca, no escribo esta entrada para desahogarme ni para quejarme, solo quiero explicar por qué no he estado aquí todo este tiempo, y ya de paso prometerme a mí misma que algún día volveré a publicar de continuo. Y si lo consigo, será porque he conseguido recuperarme de esta enfermedad mental y seguir adelante.




Lo siento por no haber sido capaz de seguir adelante con este pequeño blog, espero poder estar pronto de vuelta.

Suerte con todo.